lunes, 5 de julio de 2010

Aljaraque por la vida


Bueno, no voy a negar que la mesa informativa en Aljaraque ha sido poco concurrida, pero cuanto más pienso en ello, más pienso en el Evangelio que leímos este domingo en misa: Y Jesús les envió de dos en dos y debían predicar en medio de lobos, siendo corderos, y hay que pedir mucho al dueño de la mies para que mande obreros.
Faltaron manos, pero sobre todo, oídos para escuchar. Pero los pocos que se acercaron, lo hicieron con verdadera curiosidad: quería saber de qué se trataba. Y con esas pocas gentes del pueblo comprendí que hay que trabajar mucho más, hay que comprometerse mucho más y hay que tener mucha más paciencia. Y fe. Y esperanza. Porque el Señor es el que manda los obreros y el que recoge los frutos. Nosotros, aquí, somos sus manos y como tales lo que debemos hacer es trabajar.

Así que me quedo con la alegría del deber cumplido, pero sobre todo, con la humildad enseñada.
Gracias a los compañeros de DAV de Huelva, que vinieron a dar apoyo logístico con sus megáfonos y banderas.
Espero poner en práctica lo aprendido en la próxima convocatoria.





Mañana se celebrará la manifestación de Huelva, a las 20 horas; se reunirán en la Plaza de las Monjas muchas familias para decir al gobierno que está equivocado con la ley del aborto y no vamos a callarnos. Será una velada triste, pues ya esa ley está firmada y sabemos que dará pie a mucha confusión en las mujeres, que son las principales afectadas, pues decirles que abortar está bien no ayuda a nadie. La verdadera ayuda está en prevenir los embarazos no deseados y en ayudar a aquellas mujeres que no tienen idea de qué hacer una vez que hay un embarazo, a quién acudir y a quién preguntar. Espero que muchos voluntarios vayan y que haya muchos oídos dispuestos a escucharles.
Pero aunque logremos salvar sólo una vida, valdrá la pena.
Oremos a la Virgen, que es Madre de todos para que esta manifestación sea capaz de cambiar las mentes de muchos.


Publicar un comentario