martes, 20 de julio de 2010

Hay vida después del mundial...

Como dice un amigo. Aunque ya creía que no podría arrancar de nuevo, después de tantos días ausente.
Regreso y me encuentro con la grata sorpresa de un regalo de aprecio del amigo Angelo: el Premio Arcen.
No se merece pero se recibe con alegría, pues demuestra que alguien piensa en ti, en la humilde labor de tu página. Más adelante publicaré los blogs a los que se las regalo yo a mi vez.
Estos son días están siendo muy agotadores, pues hay mucho trabajo y el calor, encima, me enferma siempre. Es que aquí en Huelva es muy diferente al calor de Cuba o Lanzarote, donde viví antes. Me canso mucho y me da más asma ahora que en invierno. Y sobre todo, me quita el ánimo para hacer nada. Vamos, un problema.
Ya en mi grupo  de encuentro (es un grupo que se formó hace un año, a raíz de un Cursillo) hemos terminado de leer y analizar los Hechos de los Apóstoles y, como estamos en vacaciones, asumiremos nuevas formas de encuentros y reuniones: ahora estamos más relajados por las vacaciones, el calor y el fútbol, así que haremos más actividades lúdicas juntos, para reforzar los lazos de amistad y compañerismo. Además, estamos preparando un retiro pequeño, de fin de semana, para compartir oración y Eucaristía, además de ejercicio espiritual. Creo que va a ser un descubrimiento, pues hasta este verano, nunca se reunían los grupos y espero en el Señor que todo sea para nuestro bien y el de todos.
Por otra parte, ya estamos preparando la Velada del día 25 de Julio en DAV de Huelva. Ya tengo una idea de la nueva pancarta que llevaré. Ya le haré una foto a ver qué opinan.
Para todos los amigos que se preguntan por donde ando, he escrito esta entrada. Ya lo saben: el calor me está matando, el trabajo es muy duro pero el Señor está a mi lado y soy felíz de tener tantos amigos, fuera y dentro de la red.
Un besote a todos....





Publicar un comentario