martes, 26 de enero de 2010

Un día soleado.



He leído y me ha gustado esta frase porque manifiesta mi propia disposición a tratar de mejorar (o cambiar) en todo momento lo difícil de mis vivencias, apoyada en mi fe:


No espero que todo amanecer sea radiante,

ni que los rayos del sol iluminen mi camino;

me conformo con que, a pesar de los nubarrones,

mi fe pueda hacer de hoy un día soleado.


B Buttles.


(No conozco al que lo escribió, así que si alguien me puede iluminar....)
Publicar un comentario