domingo, 24 de enero de 2010

Dia de la Infancia Misionera



No quiero dejar pasar el día sin escribir algo a los más pequeños, a los que vienen detrás y ya están participando en actividades propias de evangelizadores. Porque hoy es el Día de la Infancia Misionera muchos niños saldrán a evangelizar a otros, hablarán en las parroquias de aquellos, menos favorecidos por la vida y las circunstancias y se comprometerán en llevar la Palabra a esos que no conocen aún hoy, a Jesús.

El Señor sabe cuáles son sus características, sabe de sus vidas y familias, aspiraciones, alegrías y sufrimientos y por eso les elige: para que, entregándose a los demás, aprendan el camino de la fe. En estos días aciagos para muchos pueblos como el de Haití, donde el hambre, la pobreza límite y las enfermedades campan, los niños son la esperanza de lo que se renovará, de lo que sacará adelante a esos países y los niños de los países más desarrollados deben entender que ser hijos de Dios conlleva una actitud ante los niños de todo el mundo: la hermandad en la fe. Por esa fe compartirán el pan, el tiempo, la caridad, la esperanza de ser cada día mejores hijos, hermanos, estudiantes y amigos.

La mejor forma de evangelizar es compartir con los demás niños, ser solidarios y saber mantener abiertos los ojos y el corazón a Dios y a los hombres que Dios ama.
Publicar un comentario en la entrada