viernes, 6 de junio de 2008

Poemas de Santa Teresita de Jesús

Del amor de Dios.



Sedienta estoy de amores,

Calma mis ansias y en mi pecho aumenta

Tus divinos ardores;

Sed tengo y me atormenta...

¿Cuándo a tu lado volaré contenta?

Tu amor es mi martirio;

Y cuanto más el alma me traspasa,

Mayor es el delirio

Por que mi alma pasa:

¡Dichosa muerte si tu amor me abrasa!



-------------------------------------------------------------------------------------------------De la fe.


Señor, resucitado tú, dijiste:

"Dichosos los que creen y no ven".

"Vendrá el Hijo de Dios, lleno de gloria".

Vivir quiero a la sombra de tu fe.

¡Oh mi Señor! Por verte yo aquí aguardo,

las luces de la aurora esperaré.

Que mi deseo es

verte aquí abajo.

Acuérdate.



Siempre que leo a Santa Teresita me traspasa el corazón ese amor tan grande y ardiente que sentía por Jesús. Envidia me da, sinceramente, ver vida tan entregada al Señor, sólo esperándole, sin pedir más que la fe. Los cristianos tenemos que ir a las fuentes, leer los escritos que dejaron esas personas que nos precedieron en la fe y no cejar en el empeño de seguirles, que todos estamos llamados a la santidad, desde nuestros humildes trabajos, desde nuestras familias, desde nuestra posición social: no importa a los ojos de Dios desde dónde le hablemos, antes bien Él sabe lo que hay en nuestros corazones. Por eso, en este mes, escuchemos atentos lo que tiene que decirnos el Señor a través de aquellos que le conocieron antes y caminemos tras su estela.
Publicar un comentario