lunes, 11 de abril de 2011

La Santísima Trinidad en la Cuaresma

Las cosas que Dios hace por nosotros son imperceptibles, a veces lo queremos todo ¡ya! y vamos apurando los minutos para acabar o llegar...como si se nos fuera el tren. Y digo esto porque llevaba meses esperando la Cuaresma, con el deseo de hacer un retiro espiritual de un fin de semana entero, alimentando el deseo con todas las meditaciones y escritos conque me preparaba. Y he aquí que, llegado el momento, no pude irme a ningún lugar de fin de semana completo por motivos de trabajo y  familiares...vaya faena. Y venga a sufrir y rezar y el lunes de la semana pasada me mandó un correo mi amiga Ángeles y me dijo que el Obispo iba a dar un día de retiro para el que quisiera.
La oración te hace paciente y fuerte, encauza tus energías y  te da esperanzas en la espera y eso es lo que me ha pasado en esta ocasión: el Señor me ha escuchado y he podido hacer un día de retiro para preparación de la Cuaresma. 
Y la catequesis que ha dado el Obispo ha estado muy bien: ha hablado, en 3 conferencias separadas, de las Tres Personas de la Trinidad. Ha sido una exposición meditada, con una gran dosis de pedagogía, seguidas de meditaciones, visitas al Santísimo y los rezos de Laudes y Vísperas en sus horarios respectivos. Una gozada de encuentro con el Señor, culminado con una Eucaristía llena de cantos y oración.
Así que soy feliz de haber podido estar allí con mis hermanos de fe, compartiendo a ese Dios que es Abba, Hijo y Espíritu Santo.
Espero que todos mis hermanos puedan vivir una Cuaresma llena de renacer, entrega, amor y sacrificios por el Señor.
Publicar un comentario