jueves, 24 de abril de 2008

Lo prometido es deuda

Mis compañeros del MCC me pidieron que pusiera este poema en el blog, porque es muy bonito y esclarecedor, así que ahí va. No se de quién es, pero sí que es hermoso....

"Y Dios dijo NO......"
Le pedí a Dios que quitara mi orgullo y Dios dijo NO...
Me dijo que no era algo que Él tenía que quitarme
sino que yo tenía que entregar.
Le pedí a Dios que sanara a mi niño impedido
y Dios dijo NO...
Me dijo que su espíritu estaba sano
y que su cuerpo era algo temporal nada más.
Le pedí a Dios que me diera la felicidad...
y Dios dijo NO...
Me dijo que él da bendiciones,
la felicidad depende de mí.
Le pedí a Dios que me evitase todo dolor...
y Dios dijo NO...
Me dijo que el dolor y el sufrimiento
me apartan de las preocupaciones mundanas
y me acercan más a Él.
Le pedí a Dios que hiciera crecer mi espíritu
y Dios dijo NO...
Me dijo que debo crecer personalmente
pero que Él me podaría de vez en cuando.
Le pregunté a Dios si me amaba
y Dios dijo Sí...
Me dijo que me había dado su único hijo
que había muerto por mí
y que un día estaré en el paraíso porque tengo fe.
Le pedí a Dios que me ayudara a amar a otros
como Él me ama y Dios dijo:
"por fin estás comenzando a aprender".
-----------------------------------------------------------------------------------------------
Oración de Madre Teresa de Calcuta:
María, queridísima Madre:
dame tu corazón, tan hermoso, tan puro, tan inmaculado,
tan lleno de amor y humildad para que yo pueda recibir a Jesús
como tú lo hiciste y apresurarme a llevarselo a los demás
Dios te bendiga.
-----------------------------------------------------------------------------------------------
Oración para el final de Pascua, leída en la Pascua Juvenil de 1994 en La Habana y en la cual participé.
Crito resucitado, has surgido del polvo
como una flor cuajada de promesa cumplida:
Los brazos de la cruz, convertidos en alas
remontaron la ofrenda de tu vida a lo eterno.
El trigo sepultado rindió su fiel cosecha.
Se vertió la vasija con todo el vino nuevo.
El amor dio su fruto madurado a la sombra.
La esperanza es un pan cocido en la mañana
de Pascua,para dar a cada caminante.
Tenemos al alcance la tierra prometida.
Acompáñanos Tú, Cristo Resucitado.
Sé la mano que guía la marcha de tu pueblo.
Enséñanos a amar mientras andamos...
Pero si nos herimos, pero si nos matamos,
pero si todavía no aprendemos que, al menos
en la pasión y muerte de de los hombres de hoy
amanezca la vida para los hombres del mañana.
Publicar un comentario