domingo, 15 de agosto de 2010

Asunción de María




Zagala divina, bella labradora,
boca de rubíes, ojos de paloma.
Santísima Virgen, soberana aurora,
arco de los cielos y del sol corona.
Tantas cosas cuentan
sagradas historias de vuestra hermosura,
que el alma me roban;
que tenéis del cielo, morena graciosa,
la puerta en el pecho, la llave en la boca.
Dícenme que sois de las tres Personas,
el trono divino en que asisten todas;
que ya el Padre Eterno Hija suya os nombra;
el Hijo, su Madre; y el Amor, su Esposa.
Vuestras gracias me cuentan, zagala hermosa;
mientras más me las dicen, más me enamoran.
Yo no sé quién sirve hermosuras locas
-flores de la tierra que la muerte corta-
y deja de amaros, divina Señora,
a cuya belleza la luna se postra.

Lope de Vega

Publicar un comentario