sábado, 8 de agosto de 2009

Todo por la vida.





He encontrado un nuevo modo de dar utilidad a las horas en que trabajo menos o no tengo actividades: ¡me voy a hacer activista por la vida!.

¿Y cómo es eso?, se preguntarán; pues muy simple: me he metido en la página de Hazte Oir y he comprado material de propaganda. Con ese dinero contribuyo a la causa y, a la vez, me brinda la oportunidad de darle publicidad a la campaña por la vida que lleva a cabo, tenazmente, esa organización.

Hay muchos productos para hablarle a la gente del tema: desde pegatinas, carteles, chapas, hasta productos más personales, como tazas, camisetas, paraguas, que , al llevarlos contigo, muestran la alegría por el compromiso hacia la vida.

Así que desde ya les exorto a que se acerquen y vean la página que tiene además, una amplia agenda de actividades. Se puede contribuir de muchas formas y esta es una de ellas.

Que el mundo sepa claramente que le están engañando aquellos que dicen que "un feto de 12 semanas es un ser vivo, pero no es humano". Para quien no lo sepa aún: esa frase es original de Adolfo Hitler (supongo que se la pusieron por delante a la pobre Aído y ni siquiera la leyó dos veces, la pobre). La sociedad actual, inmersa en el relativismo de todo tipo, quiere hacernos creer que está bien matar a los no nacidos, regalar la píldora del día después sin control a cualquiera que la pida (sin pensar en las consecuencias nocivas de ese medicamento sobre la fertilidad posterior o la salud en general), mantener relaciones sexuales desenfrenadas, sin amor ni compromisos. Esa es la gran mentira que, lo único que está logrando "en positivo" es rellenar los bolsillos de los doctores muerte que practican el aborto sin problemas de conciencia.

Todos somos humanos y viviremos hasta que Dios quiera, así que ¡a luchar por el derecho a vivir!
Publicar un comentario