viernes, 16 de abril de 2010

Hoy tendremos un nuevo beato

Hace un tiempo coloqué en este blog una imagen del padre Bernardo de Hoyos sj, que precisamente hoy será beatificado en Valladolid, donde nació en 1711. ¿Por qué tengo interés en que sea conocido? Pues porque este beato joven (murió con sólo 24 años) fue el primero en extender por toda España el culto y devoción al Sagrado Corazón de Jesús.
Como a muchos elegidos en la historia de nuestra religión, Jesús le confió esa tarea, en el mismo Valladolid en 1733, y hasta su muerte dedicó su vida a esta misión tan particularísima. Publicó, con el nombre de Tesoro escondido, el primer libro escrito en España sobre el Sagrado Corazón, difundió miles de estampas, logró que los misioneros populares hablasen a las masas de esta devoción. Contactó con obispos y miembros de la Familia Real para que ayudasen a la extensión de este culto. Celebró en persona la primera Novena pública del Sagrado Corazón en nuestra Patria, en junio de 1735.
Su espiritualidad es eminentemente cristocéntrica, pero con matices propios. El Cristo de Bernardo de Hoyos es un Cristo con el corazón roto de amor por los hombres, un Corazón espinado y herido por la ingratitud, pero lleno de misericordia y deseoso de ser amado.
Como no podía ser menos, el aspecto "eucarístico" está muy presente en la espiritualidad de Bernardo, así como la devoción al Corazón de María. La idea central de su libro Tesoro escondido es decir a los hombres de su época y de todos los tiempos: ¡TÚ ERES AMADO...!
Fue a raíz de su descubrimiento de la devoción al Corazón de Jesús, cuando el amor y la veneración a la Eucaristía creció sobremanera en Bernardo. Al día siguiente de la Festividad del Corpus, en 1733, dos años antes de ser sacerdote, escribía así: "Este día pasado de la Fiesta del Corpus se renovó en mi pecho con nuevas creces, el amor al divino Amor Sacramentado, en tiempo de dar gracias después de comulgar, experimenté en mi mismo que los mortales no tenemos tiempo más felíz que aquel en que tenemos a Dios dentro de nosotros".
Desde ayer Valladolid está lleno de gentes llegadas de toda España para celebrar este acontecimiento, que enriquece a la Iglesia en general y a cada una de nosotros en particular: contamos con otros hermano en la fe al que poder encomendarnos en nuestras necesidades y con el que poder compartir nuestras alegrías.
Desde este blog quiero saludar especialmente a todos los amigos del APOR Mallorca que, con el padre José María Casasnovas, han peregrinado hasta la cuna del padre Hoyos, en representación de todos los que quisiéramos estar allí en un día tan importante.
¡CORAZÓN DE JESÚS, EN VOS CONFÍO!
Publicar un comentario