sábado, 30 de octubre de 2010

Los que caminan solos

Paseando por los blogs  leo en muchos que se ataca a los cristianos más que nunca, que hay mucha gente, particulares e instituciones que andan firmando manifiestos en contra de la visita del Papa  a España.  Pues bien, yo digo que hay que rezar por ellos, porque no hay peor ciego que el que no quiere ver; pero también hay muchos que no quieren ver porque tienen cerrados los ojos del corazón. Y esos sólo puede abrirlos Dios.
Algunos se quejan de los posibles gastos de la visita (hay economistas por todos lados) y lo que les duele, según pregonan a los cuatro vientos es que es dinero del pueblo....¡Señores por favor! Me gustaría ver cuántos han sacado lo que cuesta mantener abiertas las "embajadas" (más bajadas que em) que tiene la Generalitat de Cataluña o el Gobierno Vasco (me niego a darle categoría de país) en muchos países. ¿De quién es el dinero que se gastan en alquilar inmuebles, pagar personal, alquilar coches y hacer propaganda para demostrar que son países aparte de España?. O de quién es el dinero conque se va a jubilar un alto cargo de la SGAE próximamente?.
Pues creo sinceramente que me es más fácil dar dinero para que venga el Papa que para que vayan a Cuba representantes del PSOE a tomar mojitos y pasear por la playas de un país sumido en una dictadura (a la que no quieren llamar por ese nombre, porque dictaduras sólo son las de derechas).
Son muchos poquitos que cansan, aburren y hastían, simplemente por las mentiras que proclaman.
Pero también creo que debemos rezar por esas gentes, solitarias o agrupadas en instituciones que se arrogan el derecho de ser "representantes de la mayoría", cuando en realidad son unos pocos que hacen mucho ruido. Hay que rezar sin descanso por los alejados, por los que una vez fueron o estuvieron  o sintieron que la fe era algo real y les llamaba; hay que pedir por los confundidos, por los que se dejan llevar por la marea, por los indecisos.
Hay que demostrarles que el amor de Dios es para todos, que cuando el Papa va a un país, es el mensajero de Dios, es el mensajero de la paz, del amor...sin distinción de colores, sexos, ideologías o condiciones sociales. Y nosotros somos los encargados de mostrarles ese amor a los que no nos quieren porque el mismo Jesús lo dijo: no tiene mérito el que amemos a los amigos, sino en que amemos a los enemigos.
Así que desde hoy os digo que comienzo una Novena a María Auxiliadora para que no se olvide de nosotros que esperamos a Benedicto XVI con los brazos abiertos, pero especialmente para que auxilie a aquellos que le rechazan, para que abran su mente, sus brazos y el corazón a la fe de Jesús, el Hijo de Dios que se hizo hombre y sufrió con nosotros para traernos el amor y la misericordia del Padre por medio del Espíritu.

QUERIDO BENEDICTO: AQUÍ TE ESPERAMOS, QUEREMOS QUE VENGAS E INFUNDAS NUEVAS FUERZA A NUESTRA FE. QUE EL SEÑOR TE ILUMINE, TE GUÍE Y TE CUIDE.



Página en facebook para aunar a los que apoyan la visita del Papa, de nuestro amigo Angel.

Publicar un comentario