domingo, 21 de febrero de 2010

¡Magestad, no firme!


En estos días en que tratamos de comenzar a andar otros caminos como cristianos y como personas, seres humanos que poblamos esta tierra, cre que es bueno dar nuestro apoyo a la lucha por el DERECHO A VIVIR que tenemos todos. Aún podemos cambiar las leyes, aún podemos pedirle a los que deben estampar su firma que no lo hagan. Aún podemos luchar para que sean escuchados los que no pueden hablar.




Publicar un comentario