sábado, 13 de febrero de 2010

V Encuentro de la Familia Diocesana

Hoy ha sido un día fructífero, alegre, activo y lleno de fe pues se ha celebrado el V Encuentro de la Familia Diocesana de Huelva. Convocados por el Obispo D. José Vilaplana, hemos acudido al Seminario los diferentes movimientos de la Diócesis y hemos pasado el día, desde las 10 de la mañana hasta las 18:30 horas.

Comenzó con un saludo de nuestro obispo y una oración animando a todos a compartir la alegría de ser hijos de Dios y de llevar en nosotros el fermento de la fe. Después habló el Obispo de Tortosa, D. Javier Salinas Viñals, quien tuvo unas palabras alentadoras y muy esclarecedoras acerca de la catequesis en la familia como núcleo de la fe y en la Iglesia, como nuestra familia más amplia, que abarca todos los carismas que nos han sido dados. El documento será publicado en la página de la Diócesis de Huelva próximamente y creo que sería bueno que lo leyeran todos los catequistas y padres de familia, especialmente.
Acto seguido hubo una presentación de la Colección Catequesis Familiar del Día del Señor por su autor, el padre Celestino Gómez Jaldón, del cual ya hablé anteriormente aquí y que pueden ser adquiridos por internet de forma gratuita.

A las doce del día nos fuimos hacia los expositores que tenían los diferentes movimientos o familias donde se daba información y se podían comprar libros, objetos de culto, estampas y objetos de adorno. He hecho algunas fotos con el móvil que pongo para que vean el ambiente.

Esta es la mesa del Movimiento de Cursillos de Cristiandad (MCC) donde dimos información sobre el calendario de este curso 2010 y, como pueden ver, vendimos camisetas, libros , delantales y el disco de nuestro compañero Andrés que canta unos fandangos de Huelva muy lindos.

Las fotos restantes las pondré en un vídeo pues es más práctico que estar bajándolas al post.
A la una tuvimos una misa muy linda, concelebrada por los representantes de las diferentes Pastorales, en la cual se leyó el Evangelio del domingo.
Después fue el almuerzo compartido, sencillo y ruidoso, ya que habían muchas familias numerosas, cosa que nos divirtió sobremanera jugando con los niños y haciendo amistades nuevas.
Por último hubo un concierto de Brotes de Olivo y Pedro Sosa, movidito, con mucho apostolado y con participación de casi todos (entre ese todo, por supuesto, yo, desgañitándome a más no poder).
Ha sido una experiencia de hermandad, de fraternidad, de amor compartido que nos dará fuerzas para continuar nuestras tareas dentro de la Iglesia y que nos reafirma en una sola familia, presidida por un Padre magnífico, misericordioso y con infinito amor y un Hijo que es el camino real y seguro para llegar al Padre.

Publicar un comentario