jueves, 4 de diciembre de 2008

ETA ha vuelto a matar.

Y nosotros con la boca abierta,mirando cómo los dirigentes del país se ponen sus trajes fúnebres y se dan palmaditas en la espalda. ¡Por Dios!, si dan deseos de sacudirles un poco a ver si se le cambian las caras...
Tengo un mensaje para la familia y es que no están solos. Hay muchos españoles católicos rezando por el alma de su familiar. El dolor es inevitable y profundo, pero sepan que les apoyamos desde la blogsfera, nos sentimos parte de su familia en estas horas negras.
Y a los terroristas y secuaces: ni agua. Que llevan muchas muertes a la espalda y ni se inmutan. Penas reales y largas, para que les de tiempo de pensar; y nada de estudios universitarios, que aquí hay gente capaz e inteligente que no puede acceder a una carrera por no tener dinero para pagársela. Hay mucha gente buena pasando trabajo, sin dinero y en paro, manteniendo una familia, para que a estas sabandijas se les den tantas preferencias. ¡Basta ya!.
Publicar un comentario