lunes, 8 de diciembre de 2008

Fiesta de la Inmaculada Concepción.

Hoy ha sido un día muy ajetreado, por lo que acabo de sentarme frente al ordenador; pero no quiero dejar pasar por alto esta Fiesta de nuestra Madre María Inmaculada.
Siempre he pensado que la figura de María es muy importante dentro del Evangelio, no sólo por ser la Madre de Jesús, sino por la forma tan especial del suceso. ¿Habéis pensado alguna vez detenidamente en lo duro y seria que debió ser la decisión de María al decir que sí al ángel? Ella ya estaba prometida, y, si mal no recuerdo, era una época en que esas cosas se hacían muy joven. El paso de María hacia la eternidad se dio en ese momento, hablando apenas unos minutos con el enviado de Dios. Ni siquiera dudó de la respuesta, sólo parece (a mí me lo parece en el Magníficat), que dudó de ser lo bastante buena para llevar en su seno el Hijo Único. ¡Habría que ver cuántas veces somos tan valientes cuando el Señor nos pide algo!
He escogido una imágenes muy hermosas para recordar la belleza de nuestra Madre celestial ya que no tengo suficientes palabras bonitas....solo una petición: que nos acompañe siempre y nos proteja
Publicar un comentario