jueves, 25 de junio de 2009

Chávez y la Torre de Babel

A estas alturas da verguenza hablar de este señor que, como dice un refrán en Cuba, "ha caído hacia arriba", pues desde que está en la cumbre del poder es peor dirigente que antes. Los andaluces que pensaron que ya no tenía nada que ver con nosotros se han quedado con un palmo en las narices, pues son largos los tentáculos y aún tendremos Chávez y chavistas para rato.
Pero hoy escucho la noticia en (por supuesto, en las emisoras y teles afines al desgobierno, ni mijita) Intereconomía tv y Veo 7 que dice que este español, miembro del Gobierno Español, ha necesitado ¡siete! (7) traductores para una reunión con los representantes de las Comunidades Autónomas de España.
¿Nos hemos perdido algo? ¿o es que somos más tontos que nadie?. Es un hecho ofensivo por varias razones:
Primero: ¿somos o no somos todos españoles?. Si lo somos ¿por qué hablar otros idiomas en una reunión nacional? Eso, sin entrar en detalles acerca de si algunos de esos idiomas lo sean o sólo sean dialectos rescatados por unos cuantos ególatras nacionalistas.....
Segundo: con lo que cuesta un traductor y con la crisis económica que estamos pasando ¿siete traductores?. Los policías y los juzgados se quejan constantemente porque muchas veces no se puede interrogar a un delincuente extranjero, con los problemas que pueden salir a la hora de juzgarle, y el señor Chávez se gasta una pasta para hablar con personas que dominan a la perfección el español (o castellano según quieran leer).
Tercero: ¿no les parece que, para ser un dirigente del gobierno, muestra una actitud un poco floja? Porque si tuviera un poco de verguenza le diría a esos personajes: "Señores, se habla español, que es idioma común, pues no hay presupuesto para este tipo de gasto innecesario, y el que no quiera, que no venga a la reunión, así se ahorran también los gastos de desplazamientos, cenas, desplazamientos etc"...
Cuarto: ¿Dónde están las medidas de este gobierno sobre el ahorro? ¿dónde está la tan cacareada política de austeridad que les llena la boca en el Congreso? El que halla visto hoy algo de lo que dijo la ministra de economía, habrá visto cómo se le llenaba la boca para decir la palabreja...austeridad.
En fin, que la cosa está que arde y, mientras nosotros, los currantes, estamos contando céntimos y analizando marcas para ver la más económica, estos ministros, asesores (de-no-se-sabe-qué), papaítos, hijitos, abuelitos y enchufaditos, nos dan una puñalada que ni la vemos...
Publicar un comentario