jueves, 18 de junio de 2009

Una bella película.

Hacía tiempo que no veía una película tan linda como esta: Prueba de fuego (Fireproof). Mi esposo, ese hombre tan bueno que me ama tanto, la encontró buscando por ahí y me dio la grata sorpresa anoche: se trata de un bombero joven, que está casado con una muchacha linda y que trabaja de relaciones públicas de un hospital.

Cuando la película comenzó pensé que se trataba de una más de esas pelis de bomberos sacrificados y heróicos, así que casi no me gustaba porque pensé que iba a ver muchas desgracias y mucho fuego, cosa que da repeluz; pero a medida que se desarrolla te das cuenta de que trata sobre las relaciones humanas y sobre todo...¡sobre la relación de un hombre moderno, actual y joven con Dios!

Un matrimonio que vive el amor de Dios aprende a perdonarse, aprende a caminar en comunión, aprende a vivir en la salud y en la enfermedad, en la riqueza y la pobreza, en lo bueno y en lo malo.....

Yo he alucinado porque hay tan pocas películas que traten el tema de manera tan respetuosa y natural, me emocionó, me conmovió, me hizo reflexionar como ser humano, creyente...en fin, que la recomiendo encarecidamente a todos.

Dios está presente en todas las cosas de nuestra vida, en todos los momentos y eso es una realidad que, una vez se entiende y se interioriza, nos hace felices.





Publicar un comentario