martes, 27 de enero de 2009

Hoy es obligatorio hablar .....

...del desastre al que estamos abocados: la banca arruinada (¿no dijo Botín que la banca de España era la más fuerte y no necesitaba "tratamiento" especial?. Resulta que al final están pidiendo una "inyección") , los trabajos desapareciendo como por arte de birbirloque y de pronto cambio de canal y veo a ZP (¡qué susto!) en un programa, respondiendo a las preguntas de unos ciudadanos.


Me ha impresionado la mala cara que tenía el presi: amarillo pajizo, con pinta de muy enfermo. Se lo comenté a mi esposo: Me da lástima con el pobre hombre, es que nadie es malo-malo o bueno-bueno. -¿Qué me dices?, contestó-, no me da ninguna lástima, con la cantidad de gente en el paro, con los años que nos quedan, ni jugando le doy beneficio de duda.
Las respuestas han sido "infumables", diría un cubano, pero es que las preguntas ....lo siento pero es que no tienen clasificación. No se cómo la gente hace preguntas que sabe cómo serán respondidas.
La cosa va mal y parece mentira que el presidente de España hable como lo hizo: mintió a boca llena. Las preguntas se quedaban a medio responder y, todo lo que decía era para justificarse. (Lo siento mucho si está estresado, pero nosotros vamos para asfixiados, me dan ganas de rapear). No lo vi completo, así que no se si al final a culpado a Aznar de todo lo malo del mundo; me imagino que a Obama no le puede echar tierra encima (por ahora).

Lo mejor de esa noche se la llevaron los clones de Intereconomía: no sabías quién imitaba a quién. Y no se qué pasará en las próximas elecciones, pero creo que vamos a tener que despertar un poco del letargo o no levantamos cabeza nunca mais. Una mentira por muchas veces que se repita, nunca llegará a verse como verdad, porque siempre habrá gente que no la crea. He dicho.







Como soy optimista porque confío en el Señor, me despido con este cartel tan lindo, que han hecho en ACIprensa.

Recemos para que los que estén en paro recuperen sus trabajos, por los que no tienen techo o deben su hipoteca, por los que ven sus negocios tambalearse, por los que se ven en la dolorosa necesidad de despedir a sus trabajadores, aún sabiendo que no les pagarán el paro. Pongamos nuestras peticiones a los pies del Sagrado Corazón, que sufre por todos y se nos da a cuantos le invoquemos, para que, a través de su intercesión, Dios nos escuche y nos ayude en estos días de necesidad. Amén.

Publicar un comentario