domingo, 26 de julio de 2009

Día de Santiago.




Ayer fue el Día de Santiago Santo Patron de España y Día de Galicia. Felicito (aunque con atrasos) a los gallegos, de los cuales desciende una parte de mi familia y a los cuales he aprendido a apreciar por su capacidad para la vida, su entereza ante las dificultades y su alma de descubridores, que no cesa aún en nuestros días. En Cuba todos los españoles eran identificados cono "gallegos", pues era la comunidad que más se aplatanó por allá. Por tanto, también debemos felicitarnos los españoles en este día.

Pero Santiago no es sólo el Patrón de España: no tendría tanta connotación si no hubiese sido uno de los primeros discípulos de Jesús y el primero de los apóstoles en entregar su vida por su causa.

La lectura de ayer nos mostró un discípulo ansioso por servir a su Maestro, deseoso de compartir su gloria. Consideraciones aparte de la interpretación que podemos hacer de su humana ambición, lo que más llama la atención en esa escena, es la fe que ya tiene Santiago ante las enseñanzas y los milagros que ha visto practicar a Jesús. Cuando el Señor le pregunta si será capaz de "beber en su mismo cáliz", Santiago, sin dudarlo, responde con un sí. Cosa que fue más difícil de comprender para los demás discípulos.

Los Evangelios nos muestran a un rudo pescador, hermano de Juan, con carácter y disposición para lo que se tercie, lo mismo sea la acción que la predicación. Precisamente por esa presteza y arrojo les llama el Señor por un sobrenombre: Boanerges ("hijos del trueno"). Sin embargo, y creo que ahí radica su grandeza, supo pulir ese carácter rápido a la acción (y en mucho casos, a la violencia) y logró disciplinar sus deseos personales por la causa cristiana. Así, en vez de querer vengar con las armas a Jesús, fue uno de los más activos dentro de los primeros cristianos de Jerusalén y se dice que, Herodes Agripa le mandó a matar precisamente por conocer su fidelidad y entereza a la hora de predicar el Reino de Dios.Murió el primero, en el año 46 (aproximadamente) defendiendo su fe.

Pidamos a este Santo Patrón de España que asista a nuestro país en las horas tenebrosas y que afiance nuestra fe para poder ser dignos discípulos de Jesuscristo.




Publicar un comentario