sábado, 19 de septiembre de 2009



Este vídeo lo tenía guardado y creo que es una buena ocasión para ponerlo: debemos rezar a la Virgen, esa mujer sencilla que dijo y no se quedó con nada, ni siquiera con el Hijo que había traído al mundo. Hay que ser desprendido, humilde y sencillo para poder entrar en el Reino. Eso nos lo enseñó Jesús. Su Madre es el ejemplo que debemos seguir: escuchar la palabra y guardarla en el corazón.
Recemos a la Virgen para que no hayan más divergencias entre los dirigenes políticos y el pueblo; para que las niñas sean educadas en el respeto y la moral que no encorseta, sino que dignifica; para que los hombres se sientan libres para buscar su destino; para que los parados encuentren trabajo....recemos en fin, por una España unida, llena de hombres que la quieran y defiendan.



Publicar un comentario