lunes, 21 de septiembre de 2009

Jaculatoria diaria





PODEMOS CONVERTIR NUESTRO TRABAJO EN ORACIÓN. NUNCA PODREMOS SUSTITUIR LA ORACIÓN POR EL TRABAJO









Publicar un comentario