jueves, 19 de febrero de 2009

Creo en el sucesor de Pedro.


Se que hay ramas del cristianismo que no creen en el Papa, por eso y muchas otras contradicciones, se desgajaron de la Iglesia hace muchos años. Pero lo que no entiendo es que, personas que se llaman a sí mismas católicos, se hagan eco de las barrabasadas que se publican en los medios de comunicación. Entiendo que desde este desgobierno se trate de ahogar a la Iglesia y a sus seguidores y que traten de desvirtuar las palabras de nuestro máximo exponente, que es actualmente Benedicto XVI; pero no entiendo que haya periodistas, contertulios de programas televisivos, que se declaran católicos y que le tiren con todo lo que encuentran a mano. Cada día veo titulares que tergiversan las palabras del Papa en una u otra reunión y se quedan tan panchos. Si el Pontífice habla a favor, lo critican y si habla en contra, lo mismo. Desde el primer momento en que SS habló a los fieles y al mundo en general, le han colgado todo tipo de epítetos, muchos de ellos (la mayoría, para mí) extremadamente desagradables.

El Papa es el representante de Jesucristo, lleva sobre sí el peso de la responsabilidad de todos nosotros, representa la unidad y continuidad de la Iglesia desde que se fundó y, por mucho que no quieran verlo, la fundó Pedro a instancias de Jesús.

Benedicto XVI es un hombre de fe, culto y muy espiritual y creo que, si el Espíritu Santo lo eligió, lleva en sí la infalibilidad del acto de su elección. Así que "en verdad os digo": "el que tenga ojos para ver, que vea; el que tenga oídos para oir, que oiga", quien quiera conocerle que lea sus escritos, homilías, libros, meditaciones y reuniones varias. Los católicos no seguimos una ideología, ni una idea, ni una utopía: los católicos seguimos a Jesús y la barca de la Iglesia de Jesús tiene un timonel humano, sí, pero elegido por Dios y le debemos respeto y obediencia.

Ante todos los ataques y mentiras de unos, está la defensa y apoyo de nosotros, los católicos. Pueden ir AQUÍ y dejar su firma a favor del Papa.
Publicar un comentario