domingo, 15 de febrero de 2009

Una oración por Marta.

Era una chica con una vida por delante y se la han robado. En la oscuridad de la noche, con la alevosía cujiendo en sus huesos y la ira temblando en sus manos, le quitó la vida, algo que ya no podrá remediar, aunque le pusieran grilletes y le encerraran toda su vida, no devolverá a sus padres a su hija. Quiero pedir a este o al próximo gobierno que acabe de modificar las leyes para que aquellos que cometan esos crímenes abyectos e injustificables, reciban un castigo adecuado. Como cristianos, no podemos pedir su vida; pero sí podemos exigir una ley que no les permita salir a la calle sin arrepentimiento alguno.
Por Marta hemos rezado desde el primer momento en que desapareció, ahora que sabemos que no volverá, sólo pedimos al Padre que le reciba en su seno. Descansa en paz.
Publicar un comentario