sábado, 14 de febrero de 2009

Para mi Antonio:

Amor mío: no puedo dejar pasar este día sin felicitarte, quiero que siempre sepas cuánto te amo, quiero que sepas cuánto más te amaré, que las dificultades de la vida, las enfermedades, el trabajo, los problemas de la familia...nada podrá con nuestro amor. Te sigo amando como la primera vez que me invitaste a la playa, tú sabes cuál (pues tienes memoria de elefante jejeje) y yo jugaba a conquistarte y tú te preguntabas qué hacer con esta mujer tan despistada, patosa y ...¿encantadora?. Yo me he sentido junto a ti como la princesa que siempre quise ser, como Mary Poppins, volando hacia ti con mi sombrilla, como una elfa de Tolkien. Y has sido para mí, en estos años, como la roca en la que encallar mi barca, como el oso cariñoso que me abraza, como el padre que nunca tuve, el hermano que no llegó nunca, el amigo para todo y el amante perfecto...Tú has sacado lo mejor de mí y yo sólo quiero amarte hasta la eternidad...

Te regalo este poema desde mi corazón...

Amo tu amor

que me recorre el cuerpo

como a la arena recorren

las olas.

Amo tu silencio

como el mar en calma

y amo tus besos que me colman la boca.

Oigo tu silencio,

penetrante y marino,

oigo rumor de palabras

como el rumor que hace el mar,

en las noches,

al besar las playas.

Un cinturón de Venus

nos enlaza y no tememos la muerte,

que navega en su barcaza.

Amo este amor

profundo y sereno,

sin variedad de ondas,

con tempestades y truenos:

no hay rayo que cruce

el azul de este cielo

no hay en nuestro mar

icebergs ni cienos.

Y nuestro amor es fuego

y es beso,

es gaviota que vuela

más allá del tiempo,

es rama de laurel

y blanca paloma,

es palabra que se tiene a flor de boca,

y es romper con fuerza

cada dolor que brota.

Te amo

y mi amor es marino...

por las noches me cubro

con tu mar tranquilo....

Publicar un comentario