viernes, 6 de febrero de 2009

Para compartir

Sigo compartiendo mis poemas. Estos poemas que escribí en el año 1993, año significativo en mi vida porque estuve con la Hijas de María Auxiliadora y, aunque no me quedé con ellas, Dios sí que se quedó conmigo para siempre. Espero que les gusten.





"Auxíliame, Jesús".


Señor: no quiero

pedirte nada imposible:

quiero ver tu rostro

en cada rostro que mire.

Quiero sentir

tu dolor de cruz

en cada hombre que sufre.

Quiero aprender contigo

a caminar con todos,

a descubrir en cada uno

la semilla que el Padre

sembró.

Te pido que me enseñes

a levantarme siempre

que caiga,

a sufrir en silencio

y a hacer de todos

la alegría de descubrirte.

Enséñame, Señor,

(que me hace falta)

a tener tu paciencia,

a perdonar las faltas,

a despreciar la ofensa,

a no perder la esperanza,

a compartir mi casa.

Condúceme, Jesús,

que quiero despojarme

de mi debilidad humana.




Publicar un comentario