lunes, 12 de octubre de 2009

Homenaje a la Guardia Civil: con ellos.










Cuando era casi una recién llegada a este país fui a Madrid a llevar mis títulos para la homologación y en Barajas me retuvo una controladora al comprobar que mi pasaporte estaba vencido. Era una mujer de unos 45-50 años que sólo hacía su labor, pero a mi me impresionó muchísimo cuando llamó a la Guardia Civil para que me prendieran y, según sus palabras, me repatriaran. No podéis imaginaros cómo me sentí en ese momento. Fueron dos guardias, uno más joven que el otro que me llevaron a una estancia donde me interrogaron para descubrir mi identificación y las intenciones que tenía para quedarme en España. Fueron los dos primeros miembros de ese cuerpo con los que tuve contacto y lo recuerdo como si hubiese sido ayer: me trataron con respeto, humanidad e igualdad. Al final, me dijeron que no había ningún motivo por el cual el Gobierno quisiera mandarme de vuelta a Cuba (yo tenía familia que me respaldaba, no estaba desamparada) y me dejaron ir, dándome muy buenos consejos y bendiciendome.


Ese fue mi primer contacto con la Guardia Civil y se que nunca lo olvidaré.


Siempre que paso por el cuartel de mi pueblo me siento orgullosa de saber que ahí dentro viven y trabajan personas esforzadas y humanas, que velan por nosotros sin descanso. Soy testigo de su abnegación y trabajo y no puedo olvidar que muchos han dado su vida por todos nosotros.


A ellos y para ellos sinceramente: Gracias






¡VIVA ESPAÑA!
Publicar un comentario