jueves, 19 de marzo de 2009

Solemnidad de San José.



Hoy se celebra la Solemnidad de San José, padre de Jesús entre los hombres, "el santo callado" le digo yo. Este hombre sencillo que un día escuchó en sueños el mensaje de Dios, que sacrificó su vida entera a cuidar a una mujer con la que no tuvo amor caranl, a cuidar un hijo que no era suyo, es ejemplo de sacrificio por amor a Dios. Él no sabía realmente qué iba a pasar con ese hijo, cuáles eran los designios de Dios; pero no tuvo ninguna duda ante petición tan extraña, sólo dijo que sí. Ese sí es un sí para todos nosotros, pues su condición de padre de Jesús le hace nuestro intercesor en el cielo.

Santa Teresa de Jesús le entendió plenamente por eso nos dice que no escatimemos nuestra paticiones que serán oídas y elevadas a Dios: él intercede por nosotros desde un lugar privilegiado que se le concedió por su humildad, por su servicio callado y sencillo, por eso es ejemplo para nosotros. Se le considera el guardián de la virtud, refugio de la familia, cuidador de los niños, patrono de los seminaristas y muchas otras advocaciones que el pueblo, en su sabiduría llana le ha adjudicado, por ser un hombre virtuoso y ejemplar. Por eso celebramos varias fiestas a la vez:

Se celebra hoy el Día del Seminario bajo su amparo y guía. Recemos para que aumenten las vocaciones sacerdotales y a la vida religiosa en general.

Y por supuesto, celebran santo todos los llamados José, Josefa para ellos : ¡feliz día y que San José les ilumine la vida!. Mi recuerdo especial para mi suegra Pepita, que está con el Señor.

Y los padres también son felicitados desde aquí, que el ejemplo de San José les haga ser mejores en ese cometido tan difícil, pero con tantas alegrías que es tener hijos y llevarlos por el buen camino, logrando formar hombres útiles a la sociedad.

Para los padres que entran en este blog: ¡Felicidades en el Día del Padre!


ORACIÓN A SAN JOSÉ DE SANTA TERESA
Glorioso Patriarca San José, cuyo poder sabe hacer posibles las cosas imposibles, venid en mi auxilio en estos momentos de angustia y dificultad. Tomad bajo vuestra protección las situaciones tan serias y difíciles que os encomiendo, a fin de que tengan una feliz solución. Mi bienamado Padre, toda mi confianza está puesta en Vos. Que no se diga que Os he invocado en vano y puesto que Vos podéis todo ante Jesús y María, mostradme que vuestra bondad es tan grande como vuestro poder. Amén.

Publicar un comentario