jueves, 28 de mayo de 2009


María Santísima, Esposa del Espíritu Santo


Cuando María ha echado raíces en un alma, realiza allí las maravillas de la gracia que sólo Ella puede realizar, porque Ella sola es Virgen fecunda, que no tuvo ni tendrá jamás semejante en pureza y fecundidad.
María ha colaborado con el Espíritu Santo a la mayor obra que ha sido posible, es decir, la Encarnación del Verbo. En consecuencia, Ella realizará también los mayores portentos de los últimos tiempos. La formación y educación de los grandes santos, que vivirán hacia el fin del mundo, están reservadas a Ella, porque sólo esta Virgen singular y milagrosa puede realizar en unión del Espíritu Santo, las cosas singulares y extraordinarias.
Cuando el Espíritu Santo, su Esposo, la encuentra en un alma, vuela y entra en esa alma en plenitud y se le comunica tanto más abundantemente cuanto más sitio hace el alma a su Esposa. Una de las razones principales de que el Espíritu Santo no realice maravillas portentosas en las almas, es que no encuentra en ellas una unión suficientemente estrecha con su fiel e indisoluble Esposa.



San Luis-María Grignion de Montfort Tratado de la Verdadera Devoción a la Santísima Virgen n°35 y 36




Como estamos terminando este Mes de María pongo esta meditación tan linda de uno de los santos más amados de la Virgen. Quienquiera acercarse a nuestra Madre haría bien en leer sus escritos que están llenos de Espíritu y amor sin límites.

Publicar un comentario