sábado, 23 de mayo de 2009

Punto de encuentro



Sábado de la Quinta Semana de Pascua.


Dios trabaja sin prisas. Un indicio de que lo que sientes viene de Dios es que no tienes prisa porque no está en juego lo tuyo, sino lo de Él; es Él quien tiene que buscar la salida y emover la piedra grande del sepulcro....Las mujeres se preguntaban quién les removería la piedra...y cuando fueron, ya estaba removida....¿Te parece poca piedra tener que respetar Dios tantas vidas hechas aunque hayan perdido la orientación hacia lo esencial?.


Suele pasar que las personas más influyentes a la hora de tomar decisiones son las que menos sentido de Dios tienen, las que menos ven el futuro de Dios, porque el futuro de Dios a veces amenaza nuestro plan de futuro, hecho a la medida de nuestro prestigio, de nuestra pobreza...


Pero el Señor te concederá paz y sabiduría de Espíritu para esperar lo nuevo que está por venir...Siéntete ya fermento de esa masa...Sólo siendo fermento se puede hacer algo. No esperes que todo sea fácil. El fermento es siempre una mínima parte...pero con la fuerza de Dios se cambian cosas, porque es Él el que las cambia. En lo0 que sientes también tienes que descubrir que para que sea redentor, tiene que ser cruz. Tiene que doler el alma...por lo que vives y por la urgencia que sientes...Pero espera la aurora...Llegará cuando menos lo pienses...No le pongas hora a Dios.

Publicar un comentario