miércoles, 27 de mayo de 2009

Meditemos juntos

Te adoramos, Señor, desded lo más profundo de nuestro misterio,
que está en las profundidades de todo hombre y que sólo tú conoces.
Señor, tú penetras hasta el fondo de nuestro corazón
y sabes quiénes somos y quiénes podremos llegar a ser.
Desde el fondo de este abismo nos abandonamos en ti,
invocamos tu salvación, nos encomendamos a tu misericordia.
No nos abandones, Señor, sino sálvanos como individuos
y como grupo, como Iglesia, comunidad sociedad.
No sabemos vivir juntos: muéstranos que tú eres el Señor
que nos hace vivir en mutua unión.
Carlo María Martini.
Publicar un comentario