jueves, 30 de abril de 2009

Basta de controversia



Los cantos de sirena atraían a los marinos en la Odisea y siguen atrayendo en la actualidad a los hombres. Pues las mentiras, tergiversaciones y despropósitos sobre las palabras del Papa no son más que eso: cantos de sirenas. No soy una entendida en política, antropología, sociología, SIDA o producción de preservativos; pero estoy harta de que se siga machacando sobre las palabras de Benedicto XVI acerca del uso indebido de la sexualidad y los preservativos. Porque, el que haya leído detenidamente la respuesta del Pontífice a la pregunta que se le hizo no encontrará malicia ni mojigatería barata, que es lo que le achacan todos los medios, políticos e intelectuales que le critican.

Los que sí son hipócritas son los gobiernos que sellan contratos millonarios con los grandes fabricantes de condones; porque ¿de dónde creen ustedes que salen los condones que regalan los gobiernos "civilizados y progresistas" a sus jóvenes?. No crean que son regalados. Y los que producen los antivirales que pueden frenar la enfermedad o curarla en muchos casos tampoco las producen así como así. Ni siquiera se la venden a todo el mundo. ¡Fariseos!

Ayer vi la noticia sobre la sesión del Parlamento español en la que se pide un moción para "protestar debidamente" ante el Vaticano por las palabras del Papa (mejor dicho, lo que ellos han interpretado, tergiversado y transformado para manipular a su antojo a opinión pública) y me pareció ridícula y fuera de lugar, no sólo por el hecho en sí, sino por la desfachatez que tienen muchos de esos parlametarios que la han apoyado de llamarse católicos, apostólicos y romanos. Lamento si mis palabras ofenden a alguno, pero es lo que pienso y no voy a ponerle paños calientes a una actuación que me duele personalmente.

En la red, para los que quieran ver informes de primera mano, hay innumerables entrevistas a estudiosos del SIDA, que han apoyado, sin proponérselo, las palabras de benedicto XVI, pues ya está más que comprobado que el condón, por sí mismo, no evita el contagio, antes bien, lo puede ayudar a propagar, pues no es cien por cien efectivo y contribuye a la promiscuidad.

Sí han sido efectivas las campañas llevadas a cabo en Uganda, el país que más enfermos tenía hace 10 años, realizadas por los misioneros católicos y que se basan en mantener la pareja, la fidelidad, la no promiscuidad, en fin, lo mismo a lo que se refirió el Papa.

Me asombra sobremanera que miembros del PP hayan votado a favor de esa moción, verguenza para nuestro Gobierno, y no los entiendo. Ana Pastor ha sido Ministra de Sanidad y tiene información de primera mano sobre el asunto y, Celia Villalobos consta como católica practicante. Lamento su actitud y espero que rectifiquen, para bien de sus almas y de sus votantes.

Pero la Historia de la Iglesia está llena de adversidades, malas interpretaciones, errores y controversias. Hay millones de libros que hablan de las intrigas y recovecos de la Iglesia, de mentiras y verdades a medias. Pero la Iglesia sigue ahí, firme y segura, llena de amor y misericordia que provienen, no de los hombres que la dirigen, sino de un mundo que no es este y un guía que nos trasciende a todos, incluso a aquellos que no creen en Él.


Publicar un comentario