jueves, 16 de abril de 2009

Yo denuncio...

Lamento estar de este humor a estas horas, pero no puedo seguir tragando y pasando por una situación que nos está corroyendo como sociedad y, creo que en un futuro no lejano, nos golpeará con toda contundencia.

Me explico: no soporto ver más violaciones a los derechos humanos en España. Sí señores, violaciones de derechos humanos...selectivos. Es que aquí, cuando la policía carga contra un abertxale (lo siento, no se si está bien escrito) o un antiglobalización, o un manifestante contra Bolonia u otras protestas, se levantan las voces de los titiriteros, los de la ceja, los progres de todo color, incluidos los del arco iris y, hoy no he escuchado una crítica de parte de ninguno de ellos acerca del dictamen de la "justicia", sobre el caso de la niña mauritana a la que obligaron a casarse siendo menor de edad, ¡que es una niña!, por la cual, ni la madre, ni el padre ni el vegestorio del marido (léase violador), van a sufrir las consecuencias de sus actos.
Yo acuso a este gobierno (desgobierno está mejor) de amparar actitudes retrógradas, machistas, xenófobas en muchos casos, sin siquiera ruborizarse al llenarse la boca para hablar de Alianza de Civilizaciones. Esas civilizaciones ajenas a la nuestra resulta que tienen más derechos que nadie.

Yo acuso al señor Rodríguez Zapatero de alentar a individuos de otras culturas a venir a España, tener todas las ventajas de la democracia y no tener siquiera la obligación (pues debería ser obligatorio) saber hablar español. Y les dan la nacionalidad sin ningún problema.

Yo denuncio al presidente de este país, que podría ser un "crisol de naciones" si todos lo entendieran por igual, de estar cortando con distintas tijeras nuestros derechos y los de los individuos provenientes de esos países que, inteligentemente han firmado un documento que los hace nuestros hermanos y lo que quieren es seguir viviendo como lo hacen en sus propios países.

¿Qué pasa con España? ¿Qué pasa con la justicia española? ¿Acabarán sacando leyes que justifiquen la ablación femenina, los matrimonios concertados desde la infancia, la ley del Talión, la muerte por lapidación de las adúlteras?.

¿Y dónde están la ministra Aído, las Bardem & Cía, los cejudos y los cantantes del Himno a la alegría? ¿Dónde las leyes que haga que para lograr la ciudadanía española se deben tener unos conocimientos mínimos del idioma, la Historia o las normas de convivencia a las que tenemos que atenernos todos?.

No hay nada más bonito que integrarse, sentirse parte de un proyecto común, sentirse útil. Y cada día veo, con estos ojos que Dios me ha dado, que en cualquier momento tenemos estallidos similares a los que han sufrido países del entorno europeo como Francia, Alemania, Grecia. Si no han habido disturbios ya es porque los españoles tenemos mucha correa y somos más bien pacíficos; pero al paso que vamos...cualquiera sabe....

Y por último: yo denuncio a este desgobierno de dar dinero de los contribuyentes a una causa que no tiene razón de ser: las civilizaciones no se alían (eso puede estudiarlo en cualquier libro de historia): se soportan, se engullen, se respetan o conviven. El resto es pura improvisación y golpes de efectos para que se le de alguna importancia en la arena internacional, pues como político internacional, como diría un cubano, ni pinta ni da color....


Todos somos hijos de Dios, todos debemos amarnos como Cristo nos amó a nosotros, y porque somos hijos de Dios, debemos convivir sin ofender las costumbres de los países que nos acogen....


Esto sí.

Publicar un comentario